Connect with us

Política

Nelson Cunningham: «Trump no despertó pensando en Brasil y Argentina, ni en aluminio ni en acero, sino en agradar a los agricultores»

Analista político internacional, Nelson Cunningham es miembro del Comité Asesor de Política Económica Internacional del Departamento de Estado. Este martes a la mañana dio una disertación privada en el Club Americano, que organizó la American Chamber (AmCham).Entre el público, mayoritariamente socios del Club, se vio a la diputada Graciela Camaño y a Alejandro Díaz, director de…

nelson-cunningham:-«trump-no-desperto-pensando-en-brasil-y-argentina,-ni-en-aluminio-ni-en-acero,-sino-en-agradar-a-los-agricultores»

Analista político internacional, Nelson Cunningham es miembro del Comité Asesor de Política Económica Internacional del Departamento de Estado. Este martes a la mañana dio una disertación privada en el Club Americano, que organizó la American Chamber (AmCham).

Entre el público, mayoritariamente socios del Club, se vio a la diputada Graciela Camaño y a Alejandro Díaz, director de la AmCham. Asesor especial del ex presidente Bill Clinton en la Casa Blanca y parte del equipo de transición de Barack Obama a Donald Trump, Cunningham habló sobre la política exterior de su país, la estrategia comercial de Estados Unidos, y las perspectivas sobre las próximas elecciones presidenciales del año 2020. El público lo abordó sobre cómo ve cuestiones que hacen a la Argentina y su relación con Washington. Luego contestó unas preguntas de Clarín.

Mirá también

A la luz las protestas que agitan la región, ¿cómo se ve la Argentina desde Estados Unidos? 

En este momento, en Washington, todos estamos involucrados en nuestros asuntos políticos: el posible impeachment a Trump, las primarias, las elecciones; no hacemos mucho caso al mundo exterior. Es un momento hacia adentro. Pero cuando se ve a América Latina desde Washington la vemos a través de una lente de cuatro cosas: libre comercio, inmigración, drogas, y Cuba y Venezuela. Argentina no juega en drogas, tampoco en inmigración en nuestro país. Juega un poco en materia de comercio como lo vimos ayer el tuit de Trump. Ese tuit (en el que anunció la suba de aranceles para el acero y el aluminio) era una queja de que Argentina (también Brasil) puede vender soja porque hay una manipulación de la moneda aquí. Yo no creo eso, pero es la posición de nuestro presidente. La Argentina podría verse a través del lente de Venezuela y Cuba. Porque entre entre el nuevo gobierno y Cuba hay vínculos. Vínculos personales, e institucionales. En Washington van a ver con mucho escepticismo los vínculos entre Buenos Aires y La Habana (en la disertación también habló de Venezuela). Eso no sería bueno para la Argentina, y a va a complicar mucho la relación entre nuestros países.

Mirá también

Usted acaba de decir que tampoco se entiende el tratamiento de la hija de Cristina Kirchner en Cuba. ¿Lo puede explicar?

Desde el punto de vista de Washington y Florida, eso se ve como un vínculo un poco extraño. Porque en Estados Unidos no se entiende que el sistema de salud de Cuba es uno de los mejores. No lo entiende, y preguntan, ¿por qué la señora Kirchner tiene a su hija en La Habana y no en Houston, Miami, Nueva York, o en Buenos Aires? ¿Por qué está ahí? ¿Es un tipo de regalo que le da el gobierno cubano a ella, o hay un diálogo secreto que está ocurriendo cuando ella está en La Habana? En Washignton hay mucha conspiración, y se ve una relación muy íntima entre Cuba y el nuevo gobierno en Buenos Aires. Qué quiere decir eso, se preguntan. 

Mirá también

Algunos críticos de la vicepresidente electa sostienen que en La Habana está recibiendo «entrenamiento» político.

Yo no se eso, pero puedo comentar que Cuba se ve por derecha y por izquierda de manera conspirativa. Es dificil tomar los hechos como hechos.  

En su charla también le preguntaron por el decreto de Mauricio Macri que considera a Hezbollah como grupo terrorista. Algunos kirchneristas quieren derogarlo.  

Yo no seguí el asunto ese en Argentina. Ni el decreto de Macri ni el debate sobre cambiarlo. No quiero entrar en ese debate, pero sí puedo decir que desde el punto de vista de Washington cualquier cosa que toca la guerra contra el terrorismo, con Hezbollah e Irán, llama la atención. Y si uno hace un acto que parece apoyar a los Estados Unidos en su enfrentamiento a Hezbollah e Irán, eso es tomado bien. Y un acto que parece apoyar a esos países es menos bien recibido. Estás con nosotros o no estás con nosotros. En Estados Unidos la perspectiva es muy sencilla. Blanco o negro. 

Mirá también

¿Cree que la suba de aranceles para Argentina y Brasil anunciada por Trump debe ser entendida como parte de su guerra con China?

Sí. Para entender ese tuit de ayer, hay que entender que Donald Trump no despertó pensando ayer en Brasil y Argentina. Ni en aluminio ni en acero. Despertó pensando en cómo mostrar apoyo a nuestros agricultores. Cómo puedo enfrentar a China en ese asunto de que China no está comprando soja, cerdo y otras comodities a los Estados Unidos. «¿Cómo puedo hacerlo? Tengo esta herramienta de tarifas al acero y aluminio. La voy a usar contra estos países como Argentina y Brasil, porque entiendo que ellos venden mucha soja a China y esa es la desventaja de nuestros agricultores en los Estados Unidos. Entonces hay que entender el tuit de Trump como una parte de su estrategia electoral para mostrar a los agricultores que los apoya, y también cómo enfrentar a China y mantener presión en China. Lo hace malentendiendo las devaluaciones de esos otros países.

En su disertación en el Club Americano usted habló y diferenció en algo los juicios políticos contra Bill Clinton y Donald Trump. ¿Puede ampliar sus conceptos?

Lo que sucede ahora es que el impeachment se ha convertido en un arma normal de la vida política de los Estados Unidos. Antes, hasta 1998 (fecha del juicio político a Clinton), habíamos tenido dos impeachment en el territorio en doscientos años. Uno cien años después de que se formara la nación y otro cien años después, a Richard Nixon. Veinte años después, los republicanos indagaron a Bill Clinton por una mentira sobre un asunto sexual. Una mentira nada más. En ese momento yo pensaba que no era un caso de grave importancia, aunque el perjurio (de ello lo acusaron también) es muy importante y grave. Pero tocó un asunto de la vida personal y Clinton después afirmó que era una mentira (su respuesta) inicial. Y haciendo esto igual lo indagaron. Después fallaron en el Senado.

Mirá también

Y ahora tenemos impeachment otra vez…

​Exacto. Dejó de ser una cosa que ocurre cada cien años, sino cada dos o tres presidentes. Eso no es bueno. Es un atraso, un paso atrás. Sólo las repúblicas bananeras tienen este sistema de que, con cualquier presidente que viene, lo indagan y lo atacan. Eso no ha sido la norma. Pero al mismo tiempo, le digo que lo que hizo Trump (lo acusan de haber presionado al presidente de Ucrania incluso reteniendo ayuda militar para ese país a cambio de que investigue al candidato demócrata Joseph Biden) es un asunto bien bien serio. El tomó el poder, usó el poder de la Casa Blanca, del Departamento de Estado, del Departamento de Defensa para investigar a una oponente político. Eso no es nuestra norma usar al gobierno para investigar oponentes.

En Argentina, dirigentes del kirchnerismo están utilizando el término lawfare para decir que son perseguidos políticos. Son procesos por corrupción. Trump habla de «caza de brujas». ¿Son comparables?

​Yo no puedo comentar sobre la situación en Argentina, no la conozco. Sé que la señora Kirchner testificó ayer, pero no puedo comentar sobre eso. Y tampoco sobre las normas en Argentina. En los Estados Unidos es bien dificil tener un presidente siendo investigado. Tenemos que tener presidentes y líderes que sigan la ley. ¿Y cómo podemos disciplinar a los líderes para asegurar que ellos siguen la ley, la obedecen pero sin usar los juicios y el proceso criminal para hacerlo? No tengo respuesta. En Israel, por ejemplo, (Benjamin) Netanyahu está acusado de cargos muy serios. Complica tanto la vida política y entiendo cómo podría complicarla en Argentina. Pero por supuesto, el impeachment en los Estados Unidos también complica pero tenemos que tener una herramienta para asegurar que los líderes respondan a la ley.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Continue Reading
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Política

Laspina: «Acá no hay tierra arrasada, no vamos a dar un cheque en blanco ni superpoderes»

Luciano Laspina, diputado del PRO, es uno de los principales referentes económicos de Juntos por el Cambio en el Congreso. Presidió la Comisión de Presupuesto en Diputados durante los últimos cuatro años, sillón que ahora quedará para un oficialista, el kirchnerista Carlos Heller (que debe jurar aún su banca).En vísperas de que ingrese a Diputados el proyecto…

laspina:-«aca-no-hay-tierra-arrasada,-no-vamos-a-dar-un-cheque-en-blanco-ni-superpoderes»

Luciano Laspina, diputado del PRO, es uno de los principales referentes económicos de Juntos por el Cambio en el Congreso. Presidió la Comisión de Presupuesto en Diputados durante los últimos cuatro años, sillón que ahora quedará para un oficialista, el kirchnerista Carlos Heller (que debe jurar aún su banca).

En vísperas de que ingrese a Diputados el proyecto de ley de «solidaridad y reactivación productiva», Laspina advirtió en una entrevista con Clarín que no darán «un cheque en blanco» al Ejecutivo, aunque reiteró que serán una oposición «constructiva». Laspina salió al cruce de la idea de «tierra arrasada», sostuvo que la gestión Macri deja «bases sobre las cuales construir» y advirtió contra lo que llama «el regreso del populismo». «El mandato de nuestros votantes es ser una alternativa al populismo político, y al populismo económico. En el tema tarifas no hay magia. El superávit energético que dejó Macri, ¿se va a rifar en cuatro años de gobierno peronista?», disparó.

Mirá también

-¿Van a acompañar el proyecto del oficialismo que declara la emergencia económica y sube impuestos?

-Precisemos. Dos emergencias ya rigen y habría que prorrogarlas, la emergencia social, y la sanitaria. La emergencia económica es nueva, y tenemos que ver la letra chica. Porque la principal implicancia administrativa es la posibilidad de contratar sin licitación previa. Lo cual es un cheque en blanco que en principio no nos parece. Luego, la emergencia hace relación con un discurso de tierra arrasada que no compartimos. Si hubiese situación extrema en materia económica el ministro Guzmán hubiera anunciado algo en su primera conferencia de prensa (el jueves), y no lo hizo. No vamos a otorgar superpoderes… ya dijimos que vamos a ser una oposición constructiva, pero no dar un cheque en blanco. La posición es discutir los temas.

– O sea, la emergencia económica, no la acompañarán.

-Depende cuáles sean los alcances. No hay necesidad en la medida en que tengas un Congreso activo y una oposición dispuesta a acompañar. Sería cerrar el Congreso en esos temas. No está debatido internamente en Juntos por el Cambio, aclaro. Se va a debatir cuando se tenga la letra chica.

Mirá también

– ¿Dejaron tierra arrasada, como dice incluso el documental cristinista? Hay números duros, como el 40% de pobreza, o la inflación de 55%, que avalan esa visión.

– Los números no son buenos. Del punto de vista histórico es muy injusto levantar el dedo acusador. La historia argentina del siglo pasado es un ciclo perverso de intentos frustrados de salida del populismo. Con regímenes democráticos o militares. Y es la historia de latinoamérica en el último siglo, con la excepción de la década del 90 que se alinearon los planetas y se estabilizaron las economías. Y la Argentina a diferencia de Latinoamérica que no volvió al populismo, nosotros sí volvimos con el kirchnerismo. Salir del populismo nunca ha sido fácil y muchas veces el intento de salida siembra las semillas para su retorno. Y creo que a Macri le tocó el desafío histórico, no logró salir del proceso de estanflación que se inició en 2011. Cuando Alberto Fernández dio cifras en su asunción, por ejemplo las de empleo industrial abarcan el kirchnerismo! Las semillas de la estanflación las siembra los primeros dos gobiernos del kirchnerismo y las hace germinar el segundo mandato de Cristina desde 2011. El gobierno de Macri no pudo quebrar ese ciclo pero hizo trabajo para dejar mejores fundamentos y equilibrar las cuentas, recuperar la energía y la infraestructura. A Fernández si construye sobre esos pilares y no los destruye, la Argentina va a poder seguir saliendo.

Mirá también

– El ministro Guzmán habló del fracaso de la macroeconomía de Macri, y de la necesidad de detener la caída. Cuando aparece la crisis de financiamiento de 2018, las medidas que se tomaron, el voto pareció castigar justamente eso, un círculo negativo que nunca se detuvo.

– Está claro que se fracasó en dejar atrás la estanflación dejada por el kirchnerismo. La

corrección de las cuentas fiscales externas que se hizo de manera dolorosa los últimos dos años fue la versión acelerada de la corrección que algunos decían, se debió hacer al principio. La estrategia de Cambiemos fue hacerla gradual, pero fue abortado por la crisis de 2018.

– ¿Y ahora?

– El plan Gelbard [el ministro de Economía del último gobierno de Perón, en 1973], si compilás los anuncios de este gobierno: control de capitales, emisión monetaria, empujar la demanda agregada…

– ¿Ve un paralelo?

– Los primeros trazos que manifestó Guzmán, con el mandato de reactivar la economía, puede ser exitoso como plan de transición pero después… El plan Gelbard terminó en el Rodrigazo de 1975. Siempre que la macroeconomía del populismo, empujar la demanda agregada y reprimir los precios para que no ajusten, lo que fue el modelo kirchnerista, termina mal con una explosión inflacionaria a la larga. En el caso del Plan Gelbard lo pago el propio peronismo en 1975. El presidente Macri trató de evitar ese destino fatal, los costos de una salida traumática y brusca. Pero no culpemos al que vino a pagar los platos rotos de la fiesta anterior. Con el tiempo la historia lo va a juzgar con otra visión, mucho más benévola, se va a valorar este esfuerzo histórico de Macri. 

Mirá también

– Pero Guzmán echó por tierra la especulación de que iba a haber una emisión monetaria importante. Dijo que no, que sería «desestabilizante».

– Buscó alejar fantasmas. Lo que veo es que más que un plan de largo plazo hay uno de reactivación de corto plazo, que es la ley que entra ahora. 

– El Gobierno quieren facultades para renegociar tarifas. Ustedes como gobierno no aceptaron las «tarifas razonables», hubo veto presidencial, eso los perjudicó electoralmente. 

– Es un debate que debemos dar en el interbloque, y es un equilibrio muy delicado. Si queremos discutir tarifas y adecuarlas al poder adquisitivo tenemos que plantear cómo hacer para no quedarnos sin energía. La emergencia tarifaria nos llevó al desastre de tener que importar energía a precios exorbitantes. No queremos que el kirchnerismo repita eso. ¿Cómo se financia la tarifa social? La magia de congelar tarifas y creer que no pasa nada, no lo podemos repetir. Nuestro mandato es ser una alternativa al populismo político, y económico. Lo primero es no mentir. Luego, no sacrificar a los argentinos en el altar de las necesidades electorales del corto plazo. ¿De donde salen los recursos? O pensamos liquidar Vaca Muerta, la última joya que nos queda? ¿Volver a rifar el superávit energético que dejó Macri, en cuatro años de gobiernos peronistas? Volver a caer en la mentira de rifar la energía violaría el mandato político de nuestros votantes.

– El Gobierno subió las retenciones al campo. ¿Cómo lo vio?

– Nosotros siempre fuimos contrarios a gravar las exportaciones. Cuando Nicolás Dujovne las subió en medio de la crisis, se estableció una suma fija en pesos por dólar para que se licuaran con el tiempo. Si se trata de una suba de emergencia, deberían establecerse plazos. La mayoría de los impuestos permanentes de la Argentina nacieron en una crisis.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Continue Reading

Política

Miguel Pesce vaticina una inflación de un dígito «para finales de 2021» y afirma que «hay reservas suficientes para los próximos meses»

El flamante presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, afirmó que el objetivo de la actual gestión es bajar la inflación a un dígito para finales de 2021, al tiempo que destacó la importancia de alcanzar superávit comercial y fiscal y la acumulación de reservas «como instrumentos de consolidación macroeconómica».»Podemos pensar en una inflación de…

miguel-pesce-vaticina-una-inflacion-de-un-digito-«para-finales-de-2021»-y-afirma-que-«hay-reservas-suficientes-para-los-proximos-meses»

El flamante presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, afirmó que el objetivo de la actual gestión es bajar la inflación a un dígito para finales de 2021, al tiempo que destacó la importancia de alcanzar superávit comercial y fiscal y la acumulación de reservas «como instrumentos de consolidación macroeconómica».

«Podemos pensar en una inflación de un dígito para finales de 2021», señaló Pesce, en una entrevista publicada en el diario Perfil. Y agregó: «Ahí juegan varios factores, como por ejemplo proyectar qué va a pasar con las exportaciones, qué va a pasar con el precio de las commodities. No es fácil hacer ese tipo de proyecciones. Más que una proyección, estoy aventurando una voluntad: la de bajar rápidamente la inflación, al menos dentro de 18 meses».

Además, Pesce criticó la gestión anterior: «Pusieron el foco en combatir la inflación a través de instrumentos monetarios, de mantener la base monetaria inalterada y una tasa de interés superlativa, extraordinariamente alta en términos reales. Esto fracasó. Vamos a terminar este año con una de las inflaciones más altas de las últimas décadas».

Mirá también

«El Gobierno anterior cometió dos errores: el primero fue creer que era fácil bajar la inflación. El segundo fue suponer que sobraban dólares. Ante procesos así, sostenidos, aparece la inercia inflacionaria y se requiere muchísimo tiempo y muchísima recesión para poder bajar la inflación inercial con tasa de interés u otros instrumentos monetarios», resaltó.

Asimismo, el funcionario resaltó que el presidente Alberto Fernández «planteó el superávit fiscal, el externo y la acumulación de reservas como instrumentos de consolidación macroeconómica. Sería una muy buena señal de consolidación». Y añadió: «Lo que puedo decir es que hay reservas suficientes para enfrentar los próximos meses, bajo este marco regulatorio del mercado cambiario».

Mirá también

El economista, que se había desempeñado como vicepresidente de la entidad entre 2004 y 2014, señaló: «No bien se termine la reestructuración de deuda y de definir la cuestión de los planes sociales, vamos a poder ver cuáles son las necesidades con que tiene que asistir el Banco Central al Tesoro. Esperamos que sean las menos posibles, y que estén ajustadas al aumento de la demanda de dinero». 

Pesce también se refirió a las Leliq: «En la medida en que empieza a expandirse el crédito y de pases contra el Banco Central, el stock de Leliq va a ir bajando. Esperemos que esto vaya sucediendo el año que viene». Y amplió: «Si bajan las Leliq, va a haber expansión secundaria del dinero por el aumento del crédito, que hoy está constreñido por esa esterilización. Acá hay un problema de demanda de dinero».

Mirá también

«Con una inflación mucho más moderada que la de este año va a aumentar la cantidad de dinero, especialmente si aumenta el consumo de los sectores de más bajos ingresos. Eso va a demandar cierta monetización que puede ser cubierta con lo que se financia del sector público y la expansión por sector externo», concluyó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Continue Reading

Política

Julio de Vido: «El gobierno de Mauricio Macri ha sido el más corrupto de la historia»

El ex ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, abandonó durante el sábado el penal de Ezeiza, luego de que la Cámara Federal de Casación le indicara al Tribunal Oral Federal 7 que debía anular el fallo que denegaba las excarcelaciones y que dictara uno nuevo. Y a menos de 24 horas de ese momento,…

julio-de-vido:-«el-gobierno-de-mauricio-macri-ha-sido-el-mas-corrupto-de-la-historia»

El ex ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, abandonó durante el sábado el penal de Ezeiza, luego de que la Cámara Federal de Casación le indicara al Tribunal Oral Federal 7 que debía anular el fallo que denegaba las excarcelaciones y que dictara uno nuevo. Y a menos de 24 horas de ese momento, brindó una entrevista donde relató cómo fueron sus años de detención y criticó a Mauricio Macri.

Apenas llegó a su domicilio, De Vido habló con la radio AM 750. «Fue una etapa muy dura. Muy difícil, sobre todo para mi esposa y mis hijos. Por eso, pocas veces en la vida me sentí tan feliz como ayer cuando salí. Más allá del dolor enorme de dejar a otros compañeros que todavía están presos”, dijo.

En la entrevista con el diputado nacional Eduardo Valdés, el ex ministro dijo que en la causa de los cuadernos «se premiaba (a los imputados) con una libertad sucia” y que fue “una estructura de mentiras armada por jueces y fiscales».

Mirá también

“Muchos de los que están detenidos no cedieron a la coerción de arrepentirse, entre comillas, para entregarla a Cristina (Kirchner). Son gente de palabra”, sostuvo.

Durante el diálogo, De Vido agradeció a un grupo de dirigentes políticos que lo visitó durante los dos años que estuvo en prisión. En esa lista destacó al ex canciller Rafael Bielsa; la abogada Graciana Peñafort; el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi; el diputado nacional Horacio Pietragalla; el ex líder de Quebracho Fernando Esteche; el titular de ATE Capital, Daniel “Tano” Catalano y el consultor político Artemio López.

En otro tramo de la entrevista, el ex ministro del kirchnerismo cuestionó al expresidente Mauricio Macri. “Este gobierno que pasó ha sido el más corrupto de la historia. Además de entregador, corrupto en su propia naturaleza”, sostuvo,

Mirá también

Y agregó: «No es corrupción en función de errores que podrían haber cometido algún funcionario, sino un saqueo y un robo sistemático; y persecuciones feroces como la que está sufriendo Cristina».

El que también habló luego de salir de prisión fue el exsecretario de Coordinación de Planificación durante el kirchnerismo, Roberto Baratta. Horas después de abandonar la cárcel les mandó un mensaje a sus seguidores en las redes sociales. A través de un video publicado en su cuenta de Twitter, el ex número 2 de Julio De Vido​ pidió «redoblar esfuerzos» para continuar con las excarcelaciones de funcionarios vinculados al kirchnerismo.

Cuando De Vido fue encarcelado se desempeñaba como diputado, pero la Cámara Baja le despojó de sus fueros a petición de la Justicia, tanto por la causa de Río Turbio como por el supuesto pago de sobreprecios en la compra de gas licuado durante su tiempo de ministro, aunque en este caso se dictó más adelante la falta de mérito.

Un año después, en octubre de 2018, fue condenado a cinco años y ocho meses de prisión por fraude al Estado en relación a la llamada «tragedia de Once», que dejó 51 muertos en 2012 tras el choque de tren ocurrido hace siete años en Buenos Aires, pero esa sentencia todavía no es firme.

Mientras, la «causa de los cuadernos» es considerada el mayor caso de corrupción del país y mantiene procesados a multitud de poderosos empresarios y ex funcionarios del Gobierno.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Continue Reading

Destacadas

El copyright de los contenidos pertenece a sus respectivos autores. Bien Temprano 2019.